La maternidad es una montaña rusa, pasas por muchos momentos y lamentablemente muchas veces la ansiedad hace acto de presencia sin avisar, ensombreciendo un poco nuestros días y complicándolos un poco. Puedes pensar que tú eres fuerte, que esto no te va a pasar, pero un día dejas de maquillarte, otro de arreglarte, a sonreír menos y al final te das cuenta que algo no va bien.

Lo importante, si aparece, es detectarla, no avergonzarse ni culpabilizarse y poner remedio para eliminarla.

 

¿PORQUÉ APARECE LA ANSIEDAD?

Pueden ser muchos los motivos, por estrés en el trabajo, en la familia, por sobrecarga de tareas, por el comportamiento de nuestros hijos, por falta de tiempo… MUCHAS y en cada madre serán por causas diferentes.

Yo sin ir más lejos no hace mucho pasé por algo así, por un momento de mi vida donde todo me sobrepasaba, me sentía culpable de sentirme así, con ese sentimiento de culpa que muchas veces nos aborda en la maternidad, dónde ya os conté en este post.

Esa ansiedad ahoga y no deja ver las cosas con claridad ni perspectiva, y cuando aparece vemos como todo a nuestro alrededor cambia, pero ojo no cambia nuestro alrededor, sino nosotras. Por lo que tenemos que buscar una salida, AYUDA.

 

PARA EMPEZAR…

-Sentarse y pensar que es lo que está fallando, hacer una lista.

-No exigirnos tanto.

-Delegar en nuestra pareja, si nosotras podemos, ellos también.

-Eliminar el sentimiento de culpa.

-Y el más importante, tomar tiempo para una misma.

Yo soy consciente de mis errores, donde queriendo hacer las cosas bien y estar por todo y todos me estoy olvidando de algo muy importante, de mi misma. Si yo no estoy bien, ellos tampoco.

TIEMPO PARA MÍ

Nos obligamos a ser madres perfectas, a compararnos con la de al lado y auto exigirnos. Y eso no es bueno, ni para los nuestros, ni para una misma.

El tiempo para una misma tendría que ser obligatorio en la maternidad, una norma en nuestras rutinas, donde a la semana tuviéramos un rato para nosotras. Cada una tiene que ver que es lo que le ayuda a desconectar y relajarse. Que es lo que necesita para estar mejor o que es lo que les falta para completar el equilibrio.

No es fácil darse cuenta de que algo no funciona, y que no funciona porque yo no estoy bien, la vergüenza muchas veces y la culpa principalmente. Las redes sociales muchas veces no ayudan, hay cuentas que nos muestran una maternidad perfecta, maravillosa. Y oye las habrá, pero muchas de esas cuentas es postureo puro, así que ni os comparéis ni queráis tener lo que ellas tienen.

Yo he empezado por retomar el deporte, para mi algo que siempre he tenido en mi vida, donde hace que desconecte y me relaje. Por lo que me he apuntado al gimnasio (antes no iba porque no tenía tiempo, ahora tengo el mismo tiempo jajaja pero lo que quizás antes era una excusa por pereza o para no delegar en mi pareja, porque si o si yo tenía que ocuparme de los niños, ahora pienso que los niños estarán igual de bien o más, y yo tendré ese tiempo para relajar mi mente y respirar. Y ya os digo que me está yendo de maravilla.

Para mí ha sido clave, para ir eliminando la ansiedad, pero muchas veces no es suficiente, por lo que buscar ayuda de un psicólogo, seguro que os irá de maravilla. Y que no os de vergüenza; cuándo nos duele una muela, vamos al dentista ¿No? Pues esto es lo mismo, lo importante es buscar remedio.

 

¿HAS SUFRIDO ANSIEDAD EN LA MATERNIDAD? ¿DEDICAS UN TIEMPO PARA TI?

Debajo tenéis la cajita de comentarios por si queréis compartir vuestras opiniones y experiencias con todas, seguro que nos ayuda a más de una a darnos cuenta que no estamos solas.