Celos con la llegada del hermano a la familía

2437 Views 2 Comments

Cuando peque estaba a punto de nacer, la gente me advertía que sería normal que bichito mayor (30meses para ese entonces) tuviera celos, pero lo que no pensé es que se fuera a comer un demonio.

Cuando pensaba en los posibles celos pensé en:

– rabietas

– comportamientos más de bebe

– llamar la atención

Pero realmente creo que no eres consciente de la magnitud que puede llegar a ser hasta que empieza el show.

  

El primer mes más o menos fue bien, porque tenía la ayuda del papi y entre los dos nos compaginábamos de fábula, a la que empezó a trabajar todo se complicó. Que el peque aguantara dormido más de 10 min era misión imposible, porque una vez dormido el mayor venía con cara angelical:

– ¿mamá duerme?

– sí

– Aaaahhhhh (se ponía a gritar) y terminaba con ¿se ha despertado?

En esos momentos me lo quería comer, no me lo podía creer, la primera vez me quedé a cuadros y pensé, que había sido como un caso puntual, pero no, cada vez que lo dormía hacía lo mismo. Con el tiempo y a base de probar, antes de que empezara a gritar lo distraía de alguna forma y lo fuimos sobrellevando.

Salir a la calle primero era imposible, o se tiraba al suelo de la calle o quería ir en brazos. Cuando compramos el patinete todo empezó a mejorar, pero había momentos de todo y el patinete no servía en absoluto. Enfados por todo, todo le parecía mal.

Llega un momento que te planteas si estarás haciendo algo mal o si te está superando la vida con dos niños y quizás no eres capaz de sobrellevarlo.

Al final intentábamos estar lo menos posible en casa para evitar las situaciones críticas, la verdad fue un poco la vía de escape, a media mañana cuando el pequeño le tocaba dormir nos íbamos a la calle, uno se dormía y mientras íbamos al parque y de ahí nos íbamos a comer a casa de mi abuela y estábamos todos acompañados, y ya a la tarde para casa hacer la siesta todos.

Con los meses todo se fue calmando, cuando el pequeño empezó a andar el mayor hizo un cambio gigantesco, y los celos empezaron a desaparecer, y de repente lo miraba y lo veía cambiado, era otro, el carácter le había ido a mejor, reía muchísimo más (él es bastante risueño, pero el cambio era mayor) en definitiva lo veía feliz, pero feliz con él mismo y con los demás.

Los celos es un tema complicado no es solo el que llegue un nuevo miembro y se sientan desplazados, sino que dejan de ser el centro de atención y pasan a tener que compartir lo más importantes para ellos a MAMÁ.

Para ellos es durillo y no saben cómo gestionar todas esas emociones y sentimientos, si encima le sumamos que en ese momento se encontraba en el gran paso hacia los 3 años, la retirada del pañal, el inicio del colegio, son demasiados cambios y necesitan ese espacio y tiempo para asimilarlo, madurarlo y aceptarlo.

Un año más tarde hay momentos que obviamente esos “celos” saldrán a relucir porque son hermanos y son personas, pero empiezan a primar las risas y complicidades como hermanos en las que no pueden estar el uno sin el otro.

¿Cómo habéis vivido la llegada de hermano/a? ¿Han tenido celos?

2 Comentarios
  • Sandra

    Responder

    Leer este blog me ha dado un empujón ha seguir positiva, a no desesperarse, a saber que son etapas y que la calma llega. Gracias.

    • Mama y otras cosas

      Gracias a tí, la verdad es que los niños son un misterio, pero la paciencia y el positivismos es la mejor arma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@nosoyunadramamama.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.