En la lactancia hay periodos críticos, en los que el bebé pasa por crisis de lactancia o también llamadas crisis de crecimiento, muchas  veces  no sabemos  de la existencia de ellas y es una de las causas de abandono de la lactancia, pensando erróneamente que algo no va bien.

Es bueno saber de ellas para identificarlas y saber qué es eso, una crisis que tal como vino se irá.

¿Qué son las crisis de lactancia o crisis de crecimiento?

Son periodos que pasan la mayoría de bebes a lo largo de la lactancia, algunos prácticamente ni las notarán y otros las notarán más acusadas.

Durante ese periodo el bebé estará  más irritado, nervioso, cambiará el patrón de las tomas, puede llegar a enfadarse en el momento de la toma.

El problema llega como decía antes si no tienes conocimiento de ellas, ya que la mamá se sentirá insegura y se preocupará. No sabe si el bebé se está alimentando bien, si es que ya no tiene leche, o si el bebé tiene cólicos.

¿Cuándo se producen?

Primeros días de vida: Nada más nacer los bebés pasan la mayor parte del tiempo en el pecho, haciendo algunas veces tomas interminables. No suelen despegarse del pecho. Si el peso del bebé aumenta adecuadamente y hacen los pipis y cacas que tocan. Todo va bien.

 

A las 2-3 semanas: Demandan continuamente el pecho para regular la producción de leche. Suelen dar tirones, arquearse y lloriquear mientras están haciendo la toma.

 

A los 3 meses: En esta etapa hay muchos cambios. Empieza a distraerse mientras mama. Por ese motivo hace mejor la toma cuando está adormilado o está en un sitio en el que no tenga tantas distracciones, le sumamos que es un experto succionando y puede vaciar el pecho en unos minutos.

También en esta etapa la mamá empieza a notarse los pechos más blandos y junto con los síntomas del bebé cree que empieza a tener menos leche. Y lo que está pasando es que la lactancia se ha establecido.

 

A los 6 meses: Coincide con la introducción de la alimentación complementaria. A muchos niños les atraen las nuevas texturas y nuevos sabores, y va haciendo que rechacen el pecho después. Por ese motivo aconsejan primero dar el pecho y luego la alimentación complementaria.

Hasta los 12 meses el alimento principal del bebé es la leche.

 

A los 12 meses: Muchas veces hacen un retroceso y empiezan a rechazar los alimentos que ya tenían introducidos y a demandar más el pecho. Eso es debido a que hacia el año, el ritmo de crecimiento se ralentiza y a la vez se crea una disminución en el apetito.

¿Consejos para superar las crisis?

– No hay que forzar jamás al bebé a mamar ni insistir demasiado, ya que el resultado puede ser justamente lo contrario a lo que intentamos.

– No esperar a que llore para ponerlo al pecho.

– Darle el pecho en sitios tranquilos, sin distracciones (TV, gente…) y si es en penumbra mejor, más relajado estará.

– Por último paciencia, mucha paciencia.

¿Habéis pasado por alguna crisis de lactancia? ¿Las conocías? ¿Algún consejo más que aportar para las mamis que están pasando por ello y que os fue bien?