Cuando te quedas embarazada por segunda vez, creo que todas llegamos a compararlo con el primero y creamos una lista mental de lo que quiero y no quiero que se vuelva a repetir en este embarazo ¿En este embarazo “esto” no lo haré? ¿O me cuidaré más los kilos? ¿Lo disfrutaré más? Sobre todo este último, LO DISFRUTARÉ MÁS. Pero, ¿realmente lo disfrutamos más el segundo embarazo?

En mi caso el segundo embarazo vino cuando el mayor tenía 21 mes,  iba a la guardería pero como a las 24 semanas de embarazo yo ya tenía la baja por riesgo laboral, lo saqué de la guarde para poder disfrutarlo más. Cosa que ahora mismo no volvería hacerlo, no es que en casa me molestara ni mucho menos, pero creo que los dos nos habría ido bien.  Iba de 9 a 12:30 por lo que ese ratito le habría ido de maravilla para jugar y estar con otros niños, y a mí para centrarme en otras y poder descansar un poco

Así que pasó lo que tenía que pasar, que todas las energías las aprovechaba para hacer cosas con él.  Que  está muy bien, pero todos los mimos y cuidados que me daba en el primer embarazo, en esté pasó por alto, iba muchísimo más cansada, por no decir agotada.  Y junté el cansancio del embarazo con el del post- parto, el cuidado de un recién nacido y el de un niño de dos años.

Comparar es  muy malo, pero si es verdad que si lo pienso, creo que me queda un  sabor agridulce, de que el primer embarazo lo viví intensamente y con todas sus letras y el segundo simplemente el embarazo fue a remolque de todo lo demás.

Que cosas habría cambiado:

1 Dejaría al mayor en la guardería un rato por la mañana como iba antes de 9 – 12:30.

2 Daría paseos (al tener al hermano en la guarde podría emplear una parte para salir a pasear sin tener que ir corriendo detrás de él o con un niño en brazos).

3 Me habría hecho también una ecografía 4d.

4 Más baños relajada, sin el pequeñito mirando o directamente sin tenerlo también dentro conmigo.

5 Leer más.

6 O simplemente mirar la barriga embobada viendo como da patadas.

 

Inevitablemente todas las cosas las primeras veces tienen un algo especial, y cuando se vuelven a repetir, pues obviamente ya no tienes esa parte de misterio, ni de incógnita, porque muchas de esas cosas ya las has vivido, y por eso quizás no lo vivimos tan intensamente… pero si creo que podría haberlo disfrutado más y no lo hice. Pero eso ahora ya no lo sé, tendré que quedarme una tercera vez para averiguarlo jajajaja.

¿Os ha pasado también, que los segundo o demás embarazo no los habéis disfrutado o os da la sensación de no haberlos disfrutado como el primero? ¿Harías algo diferente si volvierais a estarlo?