A que niño no le gusta jugar con plastilina y dejar volar su imaginación. ¿Queréis crear vuestra propia plastilina casera? Totalmente natural y cero tóxica. Perfecta para los más bebés de la casa.

 

La plastilina es una herramienta perfecta para fomentar su creatividad, la motricidad fina, para aprender y diferenciar colores, las proporciones (grande-pequeño, alto-bajo) una herramienta para aprender a contar, la concentración, relajación (es perfecto para niños inquietos, para que se relajen.

Y es muy fácil de hacer, usando ingredientes que solemos tener en casa.

-3 tazas de harina

-3 tazas de sal (como más fina mejor)

-1 taza de agua

-2-5 cucharadas de aceite (empezaremos siempre por 2 sólo)

-1 bol para mezclar

-Diferentes colores de colorante alimentario para darle color a la plastilina

Paso a paso

Mezclamos en un bol todos los ingredientes; harina, sal agua y dos cucharadas de aceite. Yo empiezo con un tenedor a mezclar y luego sigo con las manos.

Al principio puede ser un poco pegajoso.

Cuando lo tengamos más o menos unificado si vemos que se nos pega la masa en las manos, echaremos una cucharada más de aceite.

La masa tiene que quedar lisa y cero pegajosa. Una vez lista, dividiremos la masa en porciones, tantas porciones como colores queramos hacer.

Cogemos una de las dos porciones y le echamos colorante alimentario. Como más intenso queramos el color más colorante necesitará. Y lo mezclamos bien.

Y repetimos lo mismo con todos los colores y porciones que queramos hacer.

Y ya tendremos lista nuestra plastilina casera 100% natural.

¿Cómo guardarlo?

Una vez terminemos de jugar podemos guardarla envolviéndola en papel film y a la nevera. Tenemos que pensar que con el tiempo se pondrá mala la masa, ya que no deja de ser comida, así que se tendrá que tirar.

Pero es tan divertido hacer esta plastilina que tirarla y hacer más, no será un problema. Mis niños con 21 meses y 4 años se lo pasan bomba haciéndola.

¿Os gusta esta manera de crear plastilina? ¿Qué os parece? ¿os  animáis?