¿Cualquier opinión me molesta? ¿No ves el final del túnel? ¿Cuándo será el día…?

Cuando estás llegando a la recta final, las semanas van pasando y empiezas a visualizar el día D tan esperado, empiezan a aparecer nervios, dudas, incertidumbres, miedos, cambios de humor.

En mi caso, sobre todo fue lo último, un cambio de humor que parecía un ogrito, aunque tengo que decir en mi defensa que un poco con razón.

Las personas de tu alrededor están igual o más emocionados que tú, esperando ese gran día, pero se olvidan de que la madre también está cansada, entre muchas otras cosas.

Cansada no sólo por el triponcio, por que empieza a costarte andar, dormir es casi misión imposible, las idas y venidas al baño más bien es una tocada de narices, era despertarme ver las 3:00 en el despertador y morirme, por dios  ¿cuándo una está embarazada las horas por la noche se detienen? Por que eran las 3:00 y ya era la segunda vez que iba al baño.

Las visitas  al ginecólogo,  en mi caso, Ui! Ya estás de 2cnt y cuello casi borrado esto está al caer te doy cita para la semana que viene, pero nos veremos antes seguro… Y una primeriza como yo sale emocionada pensando que quedan horas o días, pero no más.

Pero noooo, de la 38 vamos hasta la 42 (a la 42 señoras y señores, este niño no quiere salir y se ha hecho okupa)

Pero espera hay más, aquí le sumamos lo mejor los continuos WhatsApp y comentarios por la calle y ya allí el ogro ya sale a relucir.

    “¿Ya ha nacido?” Yo me pregunto, no creen que si el niño hubiera nacido estaría avisado, que no hablamos de personas lejanas eh!

“¿Ya has petado?”  Esta mejor la dejamos en un pasa palabra y la omitiremos, a estos mensajes mejor no contestar si le tenemos un poco de aprecio a la otra persona.

“Tienes que andar más” “ si comes chocolate ya verás como te pones de parto” “ friega el suelo de rodillas”.

Yo me tiré hasta la semana 42 y esto cada día desde la semana 38 a mí me ponía de los nervios, así que al final terminé por apagar el móvil, a las personas más allegadas les comenté que cuando me pusiera de parto ya avisaría que hasta el momento quería desaparecer y estar tranquila, que cualquier cosas llamaran al futuro padre. Así que apague el móvil y me centre en mí y en pasar los últimos días sin pensar en los demás.

Hay mucha gente que dice que estaría embarazada siempre, que es tan bonito… Yo cuando oigo estas cosas me quedo atónita y me hace pensar si seré una  extraterrestre insensible, porque oye si el embarazo durara 6 meses yo sería la más feliz del mundo.

¿Tú como lo viviste? ¿Te convertiste en un ogrito? ¿Qué cosas te molestaban?