Muchas veces cuando la maternidad llega a nuestras vidas, inconscientemente dejamos de lado a la mujer que somos, y nuestra frase es : es que no tengo tiempo. Te sientes identificada ¿verdad?

Creo que a toda mamá nos pasa, sobre todo los primeros meses, nos centramos en nuestro bebé, en los cuidados que necesita y todas las atenciones, y nos dejamos de lado a nosotras misma. Y esos es un grave error.

Una misma en esa situación piensa que más da para que me voy a quitar el pijama si estoy en casa, para que voy a ducharme corriendo ya lo haré, pero ese luego y ese ya lo haré se va alargando y alargando… Y los días pasan y llega un día, en que nos damos cuenta y decimos, pero donde está la mujer que era yo antes…

La maternidad no significa renunciar a ti es más, tenemos que seguir haciendo cosas que nos hagan sentir mujer y no solo mamás, para sentirnos bien. Si tu te ves bien, estás más feliz así de simple.

Es cierto que el post-parto es durillo muchas veces, y una de las cosas es por este tema por el no sentirnos mujeres. Así que mamás y futuras mamás la primer recomendación frente a la maternidad, no renuncies a ser mujer.

Ser madre sin renunciar a ser mujer


Si te preguntas ¿y como no renuncio a ser mujer que puedo hacer?, pues bien:

Quítate el pijama, aunque no tengas intención de salir hasta la tarde, cambiate y ponte algo que te sientes más tú. Aunque el cuerpo todavía no sea el que era antes, seguro que te verás mejor que con el pijama todo tirado, con tu lamparón en el pecho ¿No?

Peinate, es lo mismo que el punto anterior, no hace falta que te hagas un tocado, pero peinate, hazte una coleta, algo cómodo, pero peinate. Que eres de teñirte el pelo, no dejes que unas canas o una raíz en el pelo te hagan verte mal. Es cierto que un bebé quita tiempo, pero delega en tu pareja, en unos abuelos, un ratito, y ves a la peluquería relajate un poco y vuelve estupenda y con los ánimos subidos.

Sal a la calle, aunque no tengas que salir a la calle, sal, da un paseo, ponte como rutina salir a caminar un ratito en la hora que a ti te vaya mejor, el bebé tiene que comer, bueno sal cuando termine de comer y es muy probable que se duerma en el carro, que no le gusta el carrito… portealo. Pero no estés en casa metida todo el día.

Dedicaros un rato a la pareja, no hace falta salir a cenar fuera, puede ser una cena en casa, hacer cosas que os gusten, nosotros dedicamos a los viernes a nosotros, cada viernes hace uno la cena y escoge peli para ver. Mimaros.

¿Qué cambios has notado desde que eres madre?