Porque un día como hoy, hace cuatro años, hiciste que viera lo que es ser madre, lo que es sentir un amor tan grande que asusta.

Porque hoy haces que recuerde como cada año, lo afortunada que soy, por hacerme madre y por tenerte a ti.

Porque cuando te miro con esos cuatro añitos recién cumplidos, veo esa mirada como cuando naciste, de necesidad, y sí… mamá está aquí. Y aunque los años pasen y no necesites que esté tan cerca, yo seguiré estando aquí, en un segundo plano por si me necesitas.

Porque cuando llegaste, lo cambiaste todo, no sólo la falta de sueño, el cansancio y estás cosas de las que uno ya se puede imaginar. Sino que cambiaste mi forma de ver la vida, en todos los aspectos, en que una vida contigo es una vida mejor.

No te negaré que hay momentos en que me pones al límite, pero sé que son eso: etapas, momentos, fases…. Y que eres un niño. Así que sólo te pido una cosa, se un niño, disfruta de estos años de infancia, juega, ríe, enfádate, discute… No necesito que seas perfecto, sólo tú mismo.

Felices cuatro añitos amor.

Mamá